Militancia católica, excelente forma de amor a María

 

 

Plinio Corrêa de Oliveira

 

Quien conociese a la Santísima Virgen en esta Tierra, admirándola tendría la noción de toda la sabiduría de la Iglesia, del esplendor de todos los santos, del talento de todos los Doctores, del heroísmo de todos los cruzados y de la paciencia de todos los mártires. En fin, no hubo belleza que la Iglesia hubiese engendrado que no resplandeciese en Nuestra Señora con extraordinario fulgor.

En efecto, amamos a María Santísima siendo, viviendo y haciendo lo que la Iglesia Católica nos prescribe. En nuestros días, la Iglesia militante se encuentra en el auge de su lucha. Por lo tanto, nuestro amor a la Santísima Virgen y a la Esposa Mística de Cristo supone, en la actual coyuntura, pensamientos de coraje apostólico, de intrepidez, de santo emprendimiento en pro de la Civilización Cristiana.

En varias de sus imágenes, la Madre de misericordia contempla encantada el Cielo o considera con bondad la Tierra. Sin embargo, con su calcañar, la Virgen aplasta continuamente la cabeza de la serpiente. Es la representación de una lucha que solo cesará en el fin del mundo.

Sin duda, si Nuestra Señora estuviese de modo visible en esta Tierra, estaría estimulando a sus devotos esclavos a combatir por su causa. En la militancia católica se encuentra, pues, una de las más excelentes formas de amor y de veneración a la Santísima Virgen.

­­­­­­­­_________________

(Revista Dr. Plinio, No. 269, agosto de 2020, p. 36. Editora Retornarei Ltda., São Paulo – Extraído de una conferencia del 7/10/1971).

Last Updated on Thursday, 27 August 2020 18:10