Mediación universal expresada suavemente

 

Plinio Corrêa de Oliveira

 

En el fresco de la Madre del Buen Consejo de Genazzano, el Niño Jesús está en una gran intimidad con Nuestra Señora, pero sus ojos miran hacia arriba, mientras los de Ella miran hacia abajo. Ella mira hacia Él, y él hacia Dios.

Sin embargo, la mirada de Ella es curiosamente ambivalente. Aunque María Santísima contemple a su Divino Hijo, también es verdad que está viendo al que venera el cuadro. Este es precisamente el papel de la Madre de Dios: la Medianera que recibe nuestra oración, la transmite a Jesús, y Él la lleva a las otras Personas de la Santísima Trinidad.

De esta manera, tenemos la doctrina católica sobre la Mediación de María expresada suavemente, sin la precisión dogmática característica de la Teología, pero con la suavidad y lo subentendido propios del arte.

Es muy bonito que tanta doctrina haya sido puesta tan delicadamente en ese fresco. Sin duda, es más interesante descubrir eso analizando la pintura, que si estuviese escrito abajo: “Mediación Universal”. Porque esa verdad sublime insinuada, dada a entender suavemente, sin estar afirmada de un modo categórico, sino de una manera que permite al fiel ir descubriendo como por detrás de un aroma delicado, tiene un encanto innegable. Para una obra de arte, a veces cierto misterio aumenta el atractivo, y en ese fresco encontramos ese misterio.

­­­­­­­­_________________

(Revista Dr. Plinio, No. 265, abril de 2020, p. 36. Editora Retornarei, Ltda., São Paulo – Extraído de una conferencia del 29/6/1974).

Last Updated on Wednesday, 29 April 2020 17:44