La elegancia y la destreza venciendo a la fuerza y a la materia

La elegancia y la destreza venciendo

a la fuerza y a la materia

 

Plinio Corrêa de Oliveira


           Un noble polaco, el Conde S. K. Potocki (1752-1821) participaba de una cacería en las tierras del Rey de Nápoles, cuando le mostraron un caballo considerado indomable. El Conde se quitó de inmediato la casaca y montó al bravo animal, que se dejó subyugar por él. David, el gran pintor francés, representó la escena en el momento en el cual Potocki daba por consumada su victoria.

El caballo, dotado de una musculatura admirable y lleno de una estupenda vitalidad, parece espumar aún bajo el yugo del caballero. Éste, aunque da la impresión de ser casi débil en relación con la cabalgadura, se mantiene sereno, elegante, enteramente señor de sí y del animal, y saluda a los que aplauden su triunfo.

Símbolo admirable de la victoria del espíritu sobre la materia, del hombre sobre lo bruto.

*     *     *

¡Qué bello tema de meditación para los hombres de una época como la nuestra, que tan frecuentemente se dejan dominar, ya no por el animal, sino por algo muy inferior en el orden de los seres, es decir, por la máquina!


Catolicismo, No. 117, São Paulo, septiembre de 1960.

 

 

 

Last Updated on Tuesday, 31 January 2017 15:45